domingo, 30 de noviembre de 2014

Izquierda Unida valora la desestimación de PSOE y concejal no adscrito sobre alegaciones presentadas junto a EQUO debatidas en el Pleno del Ayto. De Bailén del día 28-11-2014


Desde la Asamblea Local de Izquierda Unida LV-CA de Bailén hacemos una valoración del Pleno celebrado este viernes 28 de noviembre, en el que el grupo municipal del PSOE y el concejal tránsfuga Manuel Martínez Castillo han desestimado las alegaciones relativas a varias ordenanzas fiscales, que junto a EQUO registramos en el Ayto. Junto a más de 800 vecinos y vecinas de Bailén que rubricaron su firma, no alegando nada nuevo y excusándose en la legislación de estabilidad presupuestaria, aprobada en 2011 por los gobiernos de Zapatero y Rajoy, y en el plan de ajuste aprobado en mayo de 2012 por el Ayuntamiento de Bailén.
Para ello, Izquierda Unida exige que primen los servicios públicos frente al pago de la deuda, y proponemos una auditoría ciudadana de la deuda para saber a quiénes y a qué empresas se ha beneficiado con dinero público, y poder ejercer un mejor control sobre el gasto. Recordamos que, entre las alegaciones a las subidas de las ordenanzas fiscales para 2015, que EQUO e  IU presentamos, que junto a la movilización del pasado 26 de octubre la cual felicitamos a los cientos de ciudadanos que se movilizaron,  plantamos en nuestras alegaciones que se modifique la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por suministro de agua, en el sentido de introducir en las tarifas el consumo Per cápita, de forma que la progresividad de los diferentes bloques de consumo se establezca en función del número de personas que se abastecen de cada contador de agua. Asimismo, planteamos en nuestras alegaciones una reducción de la tarifa para las familias con nulos o escasos recursos económicos, en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo, siendo todas ellas medidas realizables, que simplemente requieren de la voluntad política derivada de una mínima sensibilidad social para aprobarlas y aplicarlas.
 
Izquierda Unida rechazamos la actitud del concejal tránsfuga Manuel Martínez Castillo que, en nombre de los principios y los valores de la izquierda, afirma que apoya estas subidas de servicios públicos básicos, como el de suministro de agua, por responsabilidad. IU nos preguntamos: Responsabilidad, ¿hacia quién? ¿Hacia las políticas neoliberales del Gobierno de Rajoy y la “Troika” o hacia la organización de IULV-CA, sus votantes y los cientos de ciudadanos que dieron su firma contra estos abusos?
Finalmente, desde la dirección local de Izquierda Unida en Bailén proponemos la necesidad de que el agua, como un derecho vital de las personas que es, deje de ser un negocio, por lo que defendemos su municipalización, es decir, la gestión 100% pública, sin intermediarios de ninguna clase, por lo que nos oponemos tanto a la gestión privada como a la gestión mixta. Defendemos el papel de lo público en la economía, por lo que proponemos re-municipalizar todos los servicios privatizados y la creación, con carácter general, de instrumentos públicos de gestión de servicios en los sectores estratégicos. 
 
Bailén, 29 de noviembre de 2014.