jueves, 7 de agosto de 2014

Javier Couso interroga a la Comisión Europea sobre posibles sanciones a Israel y exige que le reclame "hasta el último céntimo" invertido por la UE en proyectos de desarrollo que han sido destruidos

Izquierda Unida vuelve a presionar a las autoridades europeas para que acaben con el “injustificable silencio” ante los ataques permanentes de Israel a las infraestructuras civiles palestinas y denuncia la discrecionalidad y doble vara de medir a la hora de aplicar sanciones.
“Es inaceptable que la UE se apreste a sancionar a Rusia incluso antes que las investigaciones internacionales establezcan responsabilidades por el derribo del avión y al mismo tiempo se quede de manos cruzadas ante la masacre y los crimines de Israel contra la población palestina”, señaló Javier Couso, eurodiputado de IU.

Ante esta “discrecionalidad y doble vara de medir inaceptable” respecto a la aplicación de sanciones, el europarlamentario ha solicitado a la Comisión Europea que facilite los criterios y baremos que sigue a la hora de aprobar sanciones o rechazar acuerdos y que congele el acuerdo que mantiene vigente con Israel.

“Cerca de 2000 civiles palestinos, cientos de ellos niños, han sido asesinados por un Ejército israelí que también ha destruido numerosas instalaciones de carácter civil, como hospitales, escuelas y centros de refugiados. Y la UE ni tan siquiera ha congelado el Acuerdo de Asociación preferencial que mantiene con Israel, lo que le está llevando a incumplir su propia normativa ya que éste está legalmente supeditado al escrupuloso respeto de los derechos humanos y el derecho internacional por ambas partes”, señaló Couso.

Además, el Vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores vuelve a presionar a las autoridades europeas ante la destrucción por parte de Israel de proyectos para el desarrollo financiados por la Unión Europea.

“La incoherencia y pasividad de la Unión Europea ante los crímenes de Israel le lleva incluso a guardar silencio mientras su 'socio preferente', Israel, convierte en cenizas infraestructuras básicas para la vida de la población palestina, muchas de ellas financiadas por la propia UE”, indicó el europarlamentario.

“Desde Izquierda Unida -continuó Couso- seguiremos presionando para que la UE cumpla con su propia normativa y que, además de congelar inmediatamente el acuerdo que mantiene con Israel, le exija hasta el último céntimo por los proyectos de desarrollo destruidos en Gaza por sus bombas asesinas”.